domingo, 27 de enero de 2019

VISITA AL MASACRADO ARBA DE LUESIA

Hoy por fin me he podido acercar al Arba de Luesia, de cuyo dragado hablábamos hace unas entradas: http://river-keeper.blogspot.com/2018/12/destrozado-el-arba-de-luesia.html (por cierto, muchas gracias a Joaquín y Stefan por sus comentarios).
La situación es desoladora y no se ha realizado ningún tipo de restauración como solicitábamos en este blog. El siguiente paso es la denuncia penal. Esta vez la voy a realizar porque no podemos seguir permitiendo estos desmanes y hay que actuar ya y con la máxima contundencia.
Nada más que decir, las imágenes lo explican todo.


Dragado y acumulaciones en márgenes en el Arba de Luesia. Vista hacia aguas arriba desde el puente de la carretera Luesia-Uncastillo. Reserva Natural Fluvial.


En esta zona se han insertado estaquillas de sauce siguiendo una línea, parece que pretendiendo ayudar a colonizar y estrechar el cauce. Es el colmo de la burrada. ¿Objetivo? ¿Tenemos que seguir aguantando que se dilapide el dinero de esta manera? Solicito la devolución y recolocación de todas las gravas y también la eliminación de esta ridícula y muy negativa plantación.


Detalle del destrozo en margen izquierda


El desastre se prolonga aguas abajo del puente. Son kilómetros de actuación, un atentado que por desgracia no es la primera vez que se ejecuta en estos cauces. Esperemos que sea la última.


30 km aguas abajo seguimos en el Arba de Luesia, en las inmediaciones de Rivas. También aquí han disfrutado destrozando el lecho con las maquinitas. Responsabilidad de quienes lo han autorizado y pagado.


Este es el tramo destrozado (imagen en Google Earth anterior a este último destrozo): un cauce trenzado de gran valor geomorfológico, aunque en este caso sin figuras de protección.



La masacre del Arba de Luesia supera el kilómetro de longitud en este sector.


El colmo lo encontramos en el puente de Rivas. Vista hacia aguas arriba.



Y aquí hacia aguas abajo



Hasta aquí hemos llegado
NUNCA MÁS!!!
Restauración ya!!!


domingo, 20 de enero de 2019

OTRO CAUCE DESTROZADO: BARRANCO L'ARENY (San Esteban de Litera)

El barranco L'Areny (TM de San Esteban de Litera y Peralta de Calasanz) tiene su cabecera en las inmediaciones de Cuatrocorz y es afluente del río Sosa. Debe su nombre a las características de sus sedimentos, en los que domina la arena gruesa y la gravilla. Es un río efímero, que solo lleva agua superficialmente tras lluvias intensas. Precisamente lo hemos seleccionado, entre otros 8 ríos efímeros, para un proyecto de investigación en el que analizamos las posibles consecuencias del cambio climático en este tipo de ríos.
Cuando lo visité por primera vez en julio de 2017 ya había huellas del paso de quads y todoterrenos que empleaban el propio lecho para desplazarse o divertirse. Pero lo que nos hemos encontrado esta semana cuando hemos ido a realizar mediciones en el cauce es mucho más desolador: el cauce no solo se emplea para el tránsito de vehículos, con huellas ya totalmente consolidadas, sino que ha sido dragado y aplanado para facilitar este uso, habiendo dejado las máquinas las acumulaciones de sedimentos en las dos orillas.
Denuncio esta actuación que ha podido ser furtiva o bien aprobada por el organismo de cuenca (espero que no). Denuncio el desprecio por este tipo de caces que están siendo sistemáticamente masacrados de forma impune. Denuncio que sigan fuera de la ley por el hecho de ser pequeños y efímeros, careciendo de todo tipo de respeto y protección.
Vamos a seguir estudiándolo en el marco del proyecto, y vamos a proceder a iniciar acciones legales contra los responsables.

GLERA DEL SÍA: Biescas incrementa el riesgo

Encontramos hoy esta noticia en la prensa aragonesa:
https://www.heraldo.es/noticias/aragon/huesca/2019/01/20/una-promotora-impulsa-una-urbanizacion-con-172-viviendas-alto-nivel-lago-pesca-biescas-1288133-2261127.html

Enfrente mismo del cono del barranco de Arás en el que perdieron la vida 87 personas el 7 de agosto de 1996 en la tragedia del camping Las Nieves, se quiere construir una urbanización con áreas deportivas y recreativas en el cono del río Sía. Ya hubo un proyecto hace 15 ó 20 años de urbanización con golf que se echó atrás por el peligro de inundación. Ahora parece que entramos en un nuevo boom inmobiliario y se retoman viejos proyectos sin importar que el peligro natural sigue ahí. Biescas vuelve a decir sí a este tipo de operaciones, incrementando con ello la exposición al peligro y, por tanto, el riesgo. Muy significativo, por cierto, el nombre de la operación: Glera del Sía. Una glera es un amplio cauce de gravas. Todo el cono es cauce, es río. Construir en el río tiene consecuencias.

Arás y Sía se llenaron de presas de retención de sedimentos en la primera mitad del siglo XX ante la evidencia de su elevadísima peligrosidad en crecida. ¿Es posible que en 2019 se siga cayendo en la falsa seguridad que proporcionan esas presas, olvidando la catástrofe de 1996, en la que la tormenta derribó 27 presas incrementando la crecida? Confío en que los responsables de la ordenación del territorio en todas sus escalas (organismo de cuenca y Gobierno de Aragón principalmente) echen atrás esta urbanización. En la gestión de riesgos naturales el primer principio es la prudencia, y hay que apoyarse en la enseñanza de las experiencias pasadas para no caer en los mismos errores e irresponsabilidades.

jueves, 3 de enero de 2019

IMPACTOS GRAVES EN EL MIJARES TUROLENSE

Dos impactos graves han afectado al río Mijares en los últimos días. En diciembre nos avisaron de las "limpiezas" realizadas por la Confederación del Júcar. Igual de injustificadas y dañinas que las que hemos denunciado en otros ríos en tantas ocasiones. Han aplanado sedimentos y eliminado vegetación en varios tramos. Incorporo varias fotos, enviadas por Mara Cabrejas de la asociación El Mijares no se toca. Me sumo a su denuncia. ¿Cuánto tenemos aún que decir y esperar para que deje de actuarse de esta manera SALVAJE E INJUSTIFICADA en nuestros cauces?












Ya en enero nos avisan de una nueva masacre en el mismo tramo: un vertido de lodos tóxicos soltados desde el embalse de Los Toranes. En el video explica la situación David Hammerstein, de El Mijares no se toca.



En el último año hemos realizado un trabajo sobre este tramo del río Mijares, que puede descargarse aquí. Entre las medidas de mejora y restauración para el Mijares destacamos la propuesta de derribo de la presa de Los Toranes, cuya concesión ha concluido. Esperamos que pueda abordarse esta posibilidad, que mejorará considerablemente la salud de este río, un derribo en fases con eliminación cuidadosa de los lodos que se han ido acumulando y que no pueden volver a circular por el río.

miércoles, 19 de diciembre de 2018

DESTROZADO EL ARBA DE LUESIA

Un año más por estas fechas tenemos que lamentar y denunciar una mala práctica que se repite cada fin de año sobre muchos kilómetros de nuestra red fluvial.
Se trata de la típica intervención para terminar de gastar los presupuestos destinados a obras de emergencia en cauces. No voy a entrar en la necesidad y sostenibilidad de este tipo de obras, en mi opinión muy discutibles. Lo grave es que siempre haya presupuesto para ellas y que si este presupuesto no se gasta (porque no ha habido emergencias suficientes) se invierte en destrozar cauces de gravas sin motivo, sin control, sin proyecto y con unas técnicas burdas y chapuceras. Y esto se aplica en muchos cauces de la cuenca del Ebro (imagino que también en otras cuencas) y supone un deterioro geomorfológico y ambiental que no deberíamos permitir bajo ningún concepto, pues se está destruyendo el patrimonio de todos. En esta línea ya denuncié, por ejemplo, lo ejecutado en el Cidacos en Calahorra en diciembre de 2015 y también en noviembre de 2016.
Es necesario y urgente que el Ministerio para la Transición Ecológica tome cartas en el asunto y prohiba total y definitivamente estas malas prácticas. Y derive ese dinero a buenas prácticas de restauración fluvial, pues hay muchos proyectos que podrían financiarse con estas partidas.
En este caso, entre otros muchos ríos, le ha tocado también al Arba de Luesia. Lo sabemos porque nos han informado y hemos visto fotos. Pero cuántos otros ríos habrán sido masacrados en estas últimas semanas bajo la misma excusa lamentable y no tenemos la suerte de contar con personas responsables y sensibles que lo hayan denunciado.
En el caso del Arba de Luesia esta actuación de destrozo, consistente en sacar gravas de todo el lecho, dejándolo como una pista de aterrizaje, y acumulándolas en ambas márgenes, se ha realizado en varios tramos, uno de ellos Reserva Natural Fluvial (en concreto aguas arriba del puente de la carretera Luesia-Uncastillo, sector representado en la imagen extraída de Google Earth). La actuación se anunció en junio, sin especificar tramos, y ha implicado 3,8 millones de euros en toda la cuenca del Arba.
Es igual de denunciable el destrozo en toda la red fluvial afectada que en el tramo de Reserva. No se puede seguir actuando así en los cauces de gravas de nuestra cuenca. Va en contra de Directivas y del sentido común. Es una mala práctica obsoleta que debemos erradicar ya de nuestros ríos.
Pero la actuación dentro de una Reserva Natural Fluvial llama especialmente la atención y nos obliga a reflexionar. ¿Para qué sirve realmente esta figura? Y además nos encontramos, en este caso concreto, con uno de los pocos cursos trenzados que quedan en la cuenca del Ebro y era uno de los mejor conservados. El destrozo es enorme.
Desde este modesto blog, y espero que con el apoyo de organizaciones ambientales, exigimos al organismo de cuenca y al MITECO lo siguiente:
-Si se han llevado sedimentos que los devuelvan, que incorporen al cauce en los tramos afectados tantos como se han llevado.
-Todo lo que han acumulado en las dos márgenes que vuelvan a dejarlo urgentemente dentro del cauce, bien extendido y suelto, para que el río pueda movilizarlo en las próximas aguas altas y crecidas.
-Hay que reconocer públicamente el error y con carácter educativo y de sensibilización emitir una nota de prensa y un informe explicando a la población que este tipo de acciones son negativas y por qué y que no se van a volver a registrar. Esto es muy importante. No podemos permitir que la sociedad siga viendo como normales y adecuadas este tipo de acciones.
-Los responsables del Ministerio deben replantearse ya y para siempre esta financiación de malas prácticas y deben derivar las partidas presupuestarias hacia buenas prácticas de restauración.

martes, 14 de agosto de 2018

Tormentas del 12 de agosto de 2018. El caso de Villalba Baja (Teruel)

Sigue siendo imposible mantener este blog abierto y actualizado. El trabajo del día a día consume todo el tiempo. Y eso a pesar de las muchas ganas que entran con frecuencia de comentar tantas imbecilidades y aberraciones que se dicen y se hacen sobre nuestros cursos de agua.

Hoy, aprovechando las vacaciones, ya no he podido aguantar más. Es solo una noticia más, ni más ni menos preocupante que tantas otras, pero de nuevo un buen ejemplo para debatir en clase con el alumnado. Es una noticia en Heraldo de Aragón: https://www.heraldo.es/noticias/aragon/2018/08/14/la-grava-arrastrada-por-una-rambla-corta-alfambra-desvia-cauce-1261952-300.html

Un caso real como la vida misma, con todos los ingredientes habituales, tan frecuentes: una tormenta importante (más que las de los últimos años, pero no rara), unas ramblas y ríos que funcionan (es su trabajo evacuar agua y sedimentos en estos casos), que llevan "arrastres" (¿cómo no van a llevar? las ramblas son sedimentos), una dinámica fluvial que debería ser admirada y respetada (pero que es despreciada y temida, lo habitual), una gran y exclusiva preocupación por los bienes socioeconómicos (pero, ¿qué hace el consultorio médico en zona inundable?) y por las fiestas del pueblo (el frontón inundado, horror), y por supuesto las soluciones más populares de siempre: hay que tener un "mantenimiento" en la rambla para que esto no vuelva a pasar, e incluso hacer en ella presas para sedimentos. Nadie se pone a pensar que hay elementos humanos mal ubicados y una ordenación del territorio inaceptable e inadaptada al peligro natural. La rambla y el río han hecho lo que tenían que hacer. No se puede seguir enfocando la gestión del territorio con una perspectiva como la que presenta el artículo. Hay otras soluciones desde la gestión adaptativa.

No hace falta comentar mucho más, es otro ejemplo de libro. Y el enfoque de la noticia en la prensa también es de manual y demuestra una vez más el desconocimiento, la falta de documentación y los intereses, todo lo cual sesga totalmente la noticia, que por supuesto es mala malísima para cualquier lector. Para mí es una maravilla que las ramblas del Alfambra sigan funcionando así.

Vamos a ver unas capturas de Google Earth:


Véase el núcleo de Villalba Baja junto al valle lleno de choperas del Alfambra. Aguas arriba, al norte del pueblo, se ve salir la rambla culpable esta vez con sus sedimentos. ¿Cómo no va a desviar el Alfambra? Así ha sido durante milenios. Aguas abajo del pueblo se observa otra rambla con la misma mala costumbre.


Salida al valle del Alfambra de la rambla culpable. A mí hay elementos humanos que, la verdad, no me cuadran mucho. Vivan la ordenación del territorio y la gestión del riesgo de inundación. Esto es Españññña.


Esta es la chopera del Alfambra justo frente a la desembocadura de la rambla culpable. Imagen de 2014. Restos claros de crecida que demuestran que el Alfambra se desborda aquí con frecuencia y facilidad.


El Alfambra en Villalba Baja. Parque infantil en zona inundable, magnífica ubicación. Luego tienen la culpa las tormentas, las crecidas, las gravas de la rambla, las del río, etc., etc., etc. Otra imagen típica de cualquier pueblo de Españistán.


Tras el camión, el frontón. ¿Qué tiene de raro que se inunde? Por cierto, si el puente se ciega es porque está mal hecho. Hagan ya un puente mayor y más elevado, correctamente dimensionado para el paso del agua y de los sedimentos en crecidas extraordinarias. No hay otra solución.

Para terminar, pido disculpas a los vecinos y afectados de Villalba Baja por habérmelo tomado con cierto humor (fruto de mi enfado y desesperación ante estos temas). Es solo un caso más y los tenemos mucho más graves. La culpa y la responsabilidad no es de los vecinos ni de la rambla ni del Alfambra. Es de los gestores del territorio, que durante décadas no han sabido ni han querido, ni a nivel local ni autonómico ni estatal, adecuar los usos del suelo al riesgo de inundación ni adaptarlos a la dinámica fluvial, ni en Villalba Baja ni en ningún otro sitio.


viernes, 4 de mayo de 2018

CARTA ABIERTA DEL GEOFORO AL PRESIDENTE DE ARAGÓN


Noticia en AraInfo:
El Geoforo por Una nueva Cultura de la Tierra aconseja a Lambán que lea revistas científicas
http://arainfo.org/el-geoforo-por-una-nueva-cultura-de-la-tierra-aconseja-a-lamban-que-lea-revistas-cientificas/

Reproducción de la carta abierta:

CARTA ABIERTA del GEOFORO POR UNA NUEVA CULTURA DE LA TIERRAa D. JAVIER LAMBÁN, PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ARAGÓN


Estimado Sr. Lambán:

Queremos expresarle respetuosamente la sorpresa que nos ha causado su respuesta al diputado de las Cortes de Aragón, Sr. Escartín, sobre la problemática de las crecidas del Ebro: “hable con el alcalde de su pueblo y no lea tantas revistas científicas”. 

Cuando los científicos aragoneses reclaman mayor atención de las adminis­tra­ciones públicas a la investigación pudiera parecer que sólo están pidiendo recursos materiales para desarrollar su tarea. Y cuando las administraciones hacen un esfuerzo para proporcionar esos recursos parece que ya con ello cumplen la cuota de ‘atención’ que se les requiere. 

Esto no es así. Quienes nos dedicamos a la investigación, sacando adelante proyec­tos con voluntad y esfuerzo incluso cuando no hay dinero, aspiramos ante todo a que nuestros avances científicos den un servicio a la sociedad. No tendría mucho sentido que nuestros gobernantes dedicasen dinero público a financiar una actividad cuyos resultados no tienen para ellos ningún valor. Por tanto, aspiramos a que el conocimiento científico sea aprovechado al máximo por quienes han de tomar decisiones para que éstas sean lo más acertadas posible.

El conocimiento científico queda recogido en publicaciones de distintos tipos (libros, revistas, actas de congresos) donde, tras pasar diversos filtros, revisiones  y contrastaciones, los resultados de la investigación salen a luz. En ese momento el conocimiento queda pública y democráticamente accesible a todo el mundo, y puede ser conocido y usado tanto por el especialista como el político o el ciudadano de a pie. 

Entendemos la dificultad que entraña siempre la toma de decisiones políticas, empezando por las de alcaldes de pueblos pequeños y terminando por las de presidentes de gobiernos. Y nos merecen todos los respetos los primeros en cuanto depositarios de saberes populares que, en muchas ocasiones, se incorporan (¿por qué no?) a las bases de datos científicos. Creemos que los diputados y los gobernantes deben, efectivamente, escuchar a los alcaldes. Pero también les aconsejamos (¿por qué no?) que lean revistas científicas, que escuchen a los científicos, que tengan en su justo valor los saberes adquiridos mediante el método científico.Y les aseguramos, no sólo que no “se van a perder” por ello, sino que tal actitud reportará reconocimiento de quien lidera las decisiones políticas. Y sólo así podremos abordar con rigor las situaciones que se generan con las habituales crecidas del río Ebro, evitando medidas de alto coste económico y ambiental y de dudosa eficacia a medio y largo plazo. 

Zaragoza, 4 de mayo de 2018

jueves, 3 de mayo de 2018

Y LAS AGUAS VUELVEN A SU CAUCE

Conforme van pasando los días, la crecida del Ebro va perdiendo protagonismo en los medios y las personas van/vamos perdiendo el interés también. Más de 4.000 visualizaciones tuvo mi entrada "Desconocimiento fluvial" del 18 de abril y solo 87 visualizaciones y ningún comentario la del 23 de abril "Seguimos con la crecida".
Como sigo a tope de clases, prácticas de campo, proyectos, dirección de trabajos, etc., no puedo ahora explicar más aspectos de por qué los dragados no y por qué dar espacio al río sí. Además hay tanto escrito sobre el tema por tantos expertos que cualquier persona interesada puede informarse perfectamente.
Quiero zanjar (por ahora) este tema de la crecida reproduciendo aquí dos excelentes artículos. Esta vez yo no he intervenido en la prensa y no he escrito nada públicamente al margen de lo expuesto en este blog. Afortunadamente muchas personas y colectivos lo han hecho, explicando lo mismo que yo habría explicado, y lo han hecho mucho mejor que yo. Quiero agradecer que hayan salido a la palestra y hayan contribuido clara y eficazmente a hacer entender la realidad.
Los dos artículos que he seleccionado son la entrevista a Luis Tirado de SEO/Birdlife en AraInfo (25 de abril) y el de Néstor Jiménez Torrecilla (Ebronautas) en Eldiario.es (1 de mayo). Como digo, son excelentes y resumen perfectamente todo lo que debemos saber de las inundaciones y cómo trabajar en su gestión de cara al futuro.


lunes, 23 de abril de 2018

SEGUIMOS CON LA CRECIDA

En próximos posts explicaré con más detalle las cuestiones que se han ido planteando en los últimos comentarios. Muchas gracias por leer este blog. En este momento contabilizo 3.655 visitas al último post “Desconocimiento fluvial” y 43.043 al “best-seller” ¿Por qué NO hay que limpiar los ríos?”, que es de hace ya 5 años pero se está volviendo a leer con interés, y no solo a orillas del Ebro.

Unos días después de la crecida lo que más me ha llamado la atención son las propuestas contrapuestas del Gobierno de Aragón y de la Confederación Hidrográfica del Ebro. 

El Gobierno autonómico quiere tirar la casa por la ventana (con apoyo estatal) y habla de 80 millones para dragar el Ebro. He oído a tertulianos que dicen que puede ser una buena inversión, ya que en 3 años se amortizaría, lo cual, sinceramente, me ha producido risa y sonrojo. Vamos a ver: dragar es inútil y por tanto hay que dragar todos los años o incluso varias veces al año, porque todos los años se superan durante bastantes días los caudales mínimos para mover los sedimentos y rellenar los huecos. O sea, 80 millones de euros cada año para no evitar (porque no las van a evitar, porque en las primeras horas de la crecida los huecos, o las islas que quitaran, ya están rellenados) pérdidas de 25 millones cada 3 años. En 10 años 800 millones invertidos más 75 millones de pérdidas no evitadas de las 3 posibles crecidas ¿Esto es rentable? ¿En qué cabeza cabe? Como dije en el post anterior, sería un error mayúsculo que pasaría a la historia.

Mientras la CHE, demostrando el alto nivel de sus técnicos, y en palabras de su presidente, reconoce que dragar no es la solución y la descarta como medida. Esto es coherente con los resultados de sus trabajos hidrológicos y con lo expuesto en el plan de gestión del riesgo de inundación aprobado en Europa. Apoyo totalmente la postura de la CHE, que demuestra verdadero conocimiento del río.

Los técnicos del servicio de Hidrología de la CHE han estudiado a fondo los caudales de las últimas crecidas, con metodologías cada vez más exactas en la medición, y han revisado y modificado los datos de las mismas en los últimos 20 años. El resultado es coherente y confirma cuatro aspectos fundamentales: 

1) Que las últimas crecidas de 2003, 2015 y 2018 han sido todas ellas extraordinarias (debo rectificar, por tanto, lo que expresé hace dos posts, cuando señalé que la crecida de 2018 ha sido ordinaria, me basé en unos cálculos comparativos que quedan totalmente modificados con las cifras revisadas de las crecidas anteriores; por ejemplo, calculé un periodo de retorno de 3 años que, al cambiar los datos de las crecidas anteriores, pasa a ser de 8 años); 

2) Que las crecidas antiguas estaban claramente sobredimensionadas, como ya sospechábamos (aquí no se aventuran aún a corregir datos, pero muy probablemente la crecida de enero de 1961 no pasó de 3.500 m3/s en Zaragoza, en vez de los 4.130 m3/s que se midieron entonces); 

3) Que por tanto es falso el bulo (eternamente reiterado por los demandantes de limpiezas y dragados) de que ahora con menos caudales hay más inundaciones, por la sencilla razón de que los caudales de las 3 últimas crecidas no son menores sino similares e incluso en algunos casos mayores que los de las crecidas antiguas.

4) Que no ha habido un relleno del cauce por sedimentos y si lo ha habido no ha influido de ninguna manera en incrementar los procesos de inundación. De esto seguiré hablando en próximos posts.

Coloco a continuación los nuevos datos aportados por la CHE, procedentes de una comunicación oficial que sus técnicos nos pasaron la semana pasada.


miércoles, 18 de abril de 2018

DESCONOCIMIENTO FLUVIAL

Por muy virales que se hayan hecho, las declaraciones de un alcalde ribereño tras la crecida del Ebro se basan en tres afirmaciones erróneas: que “en las últimas crecidas se están produciendo más inundaciones”, falso, que estas inundaciones se deben a que “el cauce no está limpio”, falso, y que “antes no había inundaciones porque se extraían gravas para la construcción”, falso. Me sorprende que los ribereños sigan con este mantra cuando toda la historia demuestra que esas tres afirmaciones son rotundamente falsas: siempre ha habido inundaciones (en todo caso afectan más a unos pueblos o a otros en función de dónde se rompen las motas), el cauce se está encajando en más puntos que en los que hay acumulaciones (lo comprobamos de forma fehaciente en trabajos de campo), y antiguamente se extraían gravas del río y el río se desbordaba igual, y lo hacía con la misma frecuencia que ahora. No hay más que consultar los archivos de la Confederación o las hemerotecas.

Me llama la atención también la alegría con la que las periodistas del programa televisivo se tragaron el ejemplo del vaso de agua lleno de piedras. Los niños de primaria comprenden que en un río hay corriente y por tanto las gravas se movilizan y desplazan, cosa que no ocurre en un vaso. La visión estática del río frente a la realidad dinámica es una prueba más del enorme desconocimiento del funcionamiento fluvial de esta sociedad, que ha aplaudido hasta con las orejas estas ocurrencias televisivas.

Hoy, llevado por un “clamor popular” según sus declaraciones, el presidente de Aragón ha pedido al del Estado una millonada para limpiar (dragar) el Ebro. Por mucho clamor popular, por muchos retweets, por muchos comentarios anónimos en el Heraldo que reciban, el alcalde ribereño y el presidente aragonés se equivocan profundamente.

Dragar (limpiar) nunca fue una solución. Los dragados de los últimos años en Gallur o Cabañas o  los sucesivos urbanos en Zaragoza solo sirvieron para tirar el dinero. Ha quedado demostrado de sobra en las crecidas siguientes, que se han desbordado igual que si no se hubiera dragado.

Existen numerosos trabajos científicos que demuestran la inutilidad de los dragados en ríos como el Ebro. En una famosa entrada de este blog ya expliqué por qué el 25 de enero de 2013: “PORQUÉ NO HAY QUE LIMPIAR LOS RÍOS”. Esta entrada ha recibido hasta la fecha 42.580 visitas, ha sido reproducida en numerosos blogs y revistas y ha sido citada en varios artículos científicos de impacto. Se ahondaba el tema en otras entradas, como por ejemplo en “SÍSIFO Y LOS SUMIDEROS DE ÁRIDOS” de septiembre de 2013 o en la “NOTA DEL CIREF CONTRA EL DECRETAZO PARA DRAGAR EL EBRO” del 10 de marzo de 2015. Creo que es el tema que más he tratado en este blog.


Así que no voy a volver a repetirlo. Espero que el Gobierno de Aragón no haga el ridículo tirando el dinero de todos empecinándose en una medida que, por popular que sea y al margen de su impacto ambiental, es inútil. El río una vez más lo demostrará. Que los responsables públicos cuiden de verdad a los afectados con medidas inteligentes y efectivas como la ordenación del territorio, que saben de sobra que son las adecuadas. Los afectados no se merecen medidas inadecuadas como los dragados, que solo repiten errores del pasado.

domingo, 15 de abril de 2018

2018: LA CRECIDA DE LA REPÚBLICA


Nueve meses después, aprovecho una crecida ordinaria del Ebro para volver de mi silencio. Hablar de ríos me parece incluso frívolo cuando tendríamos que estar protestando y luchando contra la involución democrática, contra tantos ladrones y sinvergüenzas, contra los másteres falsos, contra los delirios de algunos jueces, contra los medios que callan, contra los que desprecian la educación pública y la investigación, contra los que obstaculizan cada día más nuestros derechos a decidir y a expresarnos libremente.

Cuidado, quizás estoy hablando más de la cuenta. Voy a volver a centrarme en los ríos. Y hoy toca hablar de la crecida del Ebro. Es ordinaria, unos 3 años de periodo de retorno, normalita, extraordinariamente buena para limpiar el río, dinamizarlo, renovarlo. Esta vez no he podido ni he querido intervenir en los medios, la he seguido desde la barrera. Y estoy contento porque he visto prudencia y racionalidad, incluso en las declaraciones de los más radicales. Creo que se ha dado un paso a mejor desde la crecida de 2015.

La crecida parecía que venía extraordinaria. Mejor, porque así se ha prevenido y se ha actuado muy bien, con anticipación, desalojando con tiempo a los ancianos de Monzalbarba, a las urbanizaciones y construcciones alegales y a los animales de todas las granjas, todo lo que falló en 2015. Muy oportuna también la suspensión de diferentes actividades en Zaragoza, muy buena gestión en general. Habrá problemas con el freático alto en edificios concretos, pero es inevitable, nos hemos metido en el río y tenemos que apechugar.

Los recintos de inundación y las motas retranqueadas han funcionado muy bien en la Ribera Alta y se ha producido una laminación considerable entre Castejón y Zaragoza. No así aguas abajo de la ciudad, donde probablemente habrá daños mayores. Es hora ya de que la Reserva natural de los Galachos se convierta en la gran esponja de la Ribera Baja. Hay que eliminar las motas de este espacio protegido y convertirlo por fin en lo que justificó su declaración: un espacio para la dinámica fluvial.

Los medios están dedicando mucha información, como siempre. Me sorprende que un evento tan frecuente y tan normal en la vida del río y de los ribereños siga siendo tan mediático. Eso sí, como hay pocos daños, no está habiendo tanto dramatismo en las crónicas. Pero ningún medio habla de los beneficios de la crecida, eso nunca. La idea general es, como siempre, de “mala noticia”, cuando tendría que ser todo lo contrario. La sociedad no ve todo lo bueno que nos trae la crecida, antes se solidariza con los esta vez pocos afectados. En fin, siempre fue así y siempre será así. Lo mismo que la fiesta de los zaragozanos asomándose a las orillas. Nunca tanta gente en el río como hoy.


La crecida del Ebro de 2018 ha venido para celebrar el día de la República, 14 de abril. Ha venido para reivindicar la memoria histórica de tantos asesinados, un olvido que tampoco podemos permitir. Por cierto, el título del post quiere tener doble sentido.

martes, 11 de julio de 2017

¡¡¡VICTORIA EN BISCARRUÉS!!! Y ME DESPIDO TEMPORALMENTE (HASTA PRONTO)

Hoy hemos recibido una gran noticia: la Audiencia Nacional ha echado atrás el proyecto del embalse de Biscarrués. Magnífico para ese gran río que es el Gállego y para sus gentes.
Creo que es una gran noticia para despedirme, y lo hago satisfecho, orgulloso por los granitos de arena con los que he colaborado, haciendo muy poco pero sumando, en la salvación del Gállego y de otros ríos.
Gracias a los que me habéis leído y apoyado estos años, a los que habéis participado en este blog. Ha sido mucho más leído de lo que esperaba. Estoy de despedida, sí, pero es un hasta luego.
Ahora lo dejo, y es por dos motivos:
El primero es falta de tiempo y exceso de trabajo. Cualquiera que trabaje en la universidad sabe que es una locura, que son tres trabajos en uno y que cada vez dedicamos más tiempo a lo peor, que es evaluar y ser evaluados para todo (me habría gustado escribir largo y tendido sobre esto pero no es el momento). No me parece honrado ni coherente pasar meses y meses sin poder hacer entradas en el blog.
El segundo es que me siento utilizado en algunos temas, en algunos conflictos. Se han utilizado y manipulado cosas que he escrito en este blog. No es relevante, pero me duele. Y me anima a dar un paso atrás y reflexionar.
Pero me voy contento y satisfecho, porque me parece que en los últimos años se ha avanzado bastante en el respeto y la puesta en valor de muchos ríos. Incluso hay logros que yo no esperaba tan pronto. Lo de Biscarrués de hoy es solo un ejemplo, pero hay muchos.
Así que hasta pronto. De momento cierro este garito. Espero reabrirlo en el futuro, o bien iniciar otros proyectos. Lo que nunca voy a hacer es abandonar los ríos. Los voy a seguir cuidando.

martes, 10 de enero de 2017

MADERA MUERTA, UN GRAN VALOR DEL EBRO EN LOGROÑO

Estuve no hace mucho en mi ciudad natal y pude disfrutar de la acumulación de madera muerta dejada por las crecidas en el bosque de ribera de El Sotillo, enclavado junto al casco antiguo de Logroño. Ese depósito de sedimento leñoso es una maravilla, como puede observarse en la fotografía de mi colega Paulina Espinosa. La crecida de 2003 ya dejó una acumulación muy notable. No sé si lo que vemos en la actualidad corresponde ya a la crecida de 2015. Probablemente la madera más antigua ha ido deshaciéndose e incorporándose al suelo, enriqueciendo el hábitat del soto.

Me parece magnífico que Logroño respete este sedimento leñoso y lo mantenga ahí. Es un gran ejemplo, teniendo en cuenta el infundado desprecio generalizado y el ridículo temor de la sociedad por la madera muerta. Debe ser aprovechado por los docentes riojanos para explicar los valores de la madera muerta, su función en el ecosistema, el hecho fundamental de que forma parte del río, de que también es río. Pero precisamente me han llegado rumores de que se ha debatido en el Ayuntamiento porque había solicitudes ciudadanas para quitarla, para "limpiar". Me temo cuál será la decisión, teniendo en cuenta el analfabetismo fluvial de nuestra sociedad y de nuestros gestores.

En fin, "toco madera", a ver si esa maravilla se deja ahí, en el río, donde tiene que estar.


Sobre este tema es muy recomendable el informe de Moraia Grau "¿Ríos "sucios"? Troncos y material leñoso para unos ríos con vida", publicado por AEMS Ríos con Vida, que se puede consultar en este enlace:

http://es.calameo.com/read/004047217dd322a5db10e


martes, 29 de noviembre de 2016

EL RÍO GÁLLEGO BUSCA SU SITIO

El Gállego ha vivido una crecida ordinaria el pasado día 24 y nos ha vuelto a mostrar su vitalidad y su búsqueda de libertad en su curso bajo. Ha movilizado sedimentos, ha reconstruido algunas barras, ha erosionado alguna que otra margen dejando ver los viejos escombros zaragozanos sobre los que muchas de sus orillas se construyen, y ha luchado en su desigual pulso contra la excesiva colonización vegetal que estabiliza un río tan regulado. El Gállego siempre pelea así, a pesar de su excesiva regulación, en cada crecida de las pocas que los embalses le dejan. Y el resultado es una dinámica natural que enriquece su diversidad y que lo convierte en un tesoro de la naturaleza zaragozana, envidiado por su padre Ebro, mucho menos libre.

El Gállego ha aprovechado también su crecida para protestar contra una mala actuación que lo constriñó en el verano de 2015. Escribimos sobre ello en septiembre de 2015: http://river-keeper.blogspot.com.es/2015/09/contradicciones-y-gaviones-en-el-rio.html. El Gállego ha roto los gaviones que se colocaron, porque quiere ser libre y necesita erosionar en esa orilla. Mala suerte para el río que por ahí se haya trazado un camino ciclable. Mala suerte para el camino ciclable que el Gállego se empeñe en recuperar su sitio, y se empeñará en cada crecida.

Los gaviones se han descalzado y desparramado como se observa en la foto que he tomado esta tarde. Me da igual la razón técnica e hidrodinámica del proceso. Lo importante es darnos cuenta de que ese es un espacio del río que no debemos invadir, en el que el río habla claro. Lo siguiente es preguntarnos qué vale más, el río o el camino ciclable. Y por último, habrá que tomar una decisión. Espero que no se opte por reforzar los gaviones o una lamentable escollera para tratar de mantener el camino. Espero que la decisión sea dar más espacio al río, alejar el camino de la orilla (aunque sea a costa de echar atrás los límites del terreno hípico, que no olvidemos que es, o debería ser, Dominio Público Hidráulico) y permitir que el río erosione ahí porque lo necesita para desarrollar su dinámica en ese tramo.



domingo, 27 de noviembre de 2016

LAS CRECIDAS Y LOS EMBALSES EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Han llegado las primeras crecidas respetables a la cuenca del Ebro. Poco importantes pero necesarias, muy buenas para los ríos.

No me ha sorprendido el tratamiento de los medios de comunicación, porque es el mismo de siempre:
-Preocupación por posibles daños y posibles evacuaciones de población.
-Los embalses se han llenado, gran éxito porque estaban muy bajos.
-Los embalses regulan muy bien y nos han librado de daños.

Nada sobre los beneficios de las crecidas, sobre lo importantes que son para la salud de los ríos, para que estos funcionen bien y nos aporten servicios... Nada de nada. Cero.

Y me hago las mismas preguntas todos los años:
¿Los medios de comunicación informan así porque no saben, porque dicen lo que la gente quiere oír o porque cuentan lo que los que les pagan quieren que cuenten?
¿Por qué la sociedad sigue teniendo una visión agraria del medio ambiente? ¿Esto se ha estudiado sociológicamente?
¿Por qué todos los días es noticia el tanto por ciento al que se encuentran los embalses? Me resulta tan curioso como lamentable. Y es conversación básica en los bares y hasta en el ascensor. ¿Por qué? ¿Cuántas actividades económicas realmente dependen de que los embalses estén llenos? ¿Nadie piensa en todo lo malo y muy malo que provocan los embalses, estén llenos o estén medio vacíos? ¿Es mejor que estén llenos para abastecernos o que estén vacíos para que nos priven de las crecidas? Nadie reflexiona sobre ello, pero, para el 100% de nuestra "cultísima" población, si el agua almacenada en los embalses aumenta es buena noticia y si disminuye es mala. Ya es un indicador tan importante como la tasa de desempleo, y los medios lo saben. Buffff, qué país.

LA DESTRUCCIÓN DEL CIDACOS EN CALAHORRA

Me quejaba hace un año en este blog de los lamentables dragados del Cidacos en Calahorra: http://river-keeper.blogspot.com.es/2015/12/un-clasico-fin-de-ano-de-destruccion-en.html
El sábado pasé por allí, por el puente junto a la catedral, y la imagen del río Cidacos es penosa, con su canal dragado en el centro de las gravas, ese cauce antes magnífico de gravas, un patrimonio de tanto valor destrozado. No hay foto, no quise parar.
¿Cómo puede hacerse esto a un río? ¿Para qué? ¿Cómo es posible que la administración local y la estatal cometan esta destrucción sin motivo? ¿Qué podemos hacer para que Europa vea y sancione estos desmanes y no vuelvan a repetirse? ¿Cómo hacer comprender a la población la inutilidad de estas prácticas, sus graves consecuencias y la enorme pérdida de geo y biodiversidad que suponen? ¿El Cidacos no vale nada? ¿No lo queréis los calagurritanos? ¿Lo preferís así, destrozado?
Es imposible no caer en el desánimo. Cuántas décadas de trabajo y educación nos faltan todavía para llegar a que nuestros ríos sean respetados.

martes, 4 de octubre de 2016

AMENAZA DE ATENTADO CONTRA EL RÍO BIDASOA EN LEGASA

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico ha sacado a información pública el dragado de una superficie de 1.700 m² y espesor de 1,5 m de la playa de gravas existente en el río Bidasoa a la altura del casco urbano de Legasa, en respuesta a una solicitud del Ayuntamiento de Bertizarana.
Si se ejecuta esta actuación va a constituir un atentado muy grave sobre el río Bidasoa, destruyendo una zona de freza para el salmón y sobre todo eliminando un depósito sedimentario natural de enorme valor geomorfológico.
Desde aquí quiero expresar mi rechazo frontal a una actuación que todos sabemos es inútil y contraproducente, que en absoluto reducirá la peligrosidad de las crecidas. Me sigue pareciendo mentira que en 2016 todavía la gestión fluvial y del territorio se realice desde el desconocimiento de la inutilidad de los dragados ante las crecidas y de sus efectos negativos de inestabilidad y erosión remontante que podrían afectar a puentes y orillas en un tramo urbano.
Mi llamamiento también a los habitantes de Legasa para que no se dejen engañar ni caigan en percepciones simplistas de su río: las gravas no son negativas, esa barra de sedimentos es un patrimonio natural, quitarla es destruir el río para no obtener nada bueno a cambio, en todo caso más peligro en la siguiente crecida.
Esperemos que el sentido común y las alegaciones echen atrás esta amenaza de atentado contra el río Bidasoa. 

En la foto de Google Earth (octubre de 2014) se observa un dragado reciente que se debió de ejecutar en el verano de 2014, acompañando a una actuación que desnaturaliza la margen. La isla bajo el puente ha crecido desde entonces, como es lógico, recuperándose de los dragados anteriores, y ahora puede ser objeto de este nuevo atentado.