domingo, 22 de septiembre de 2013

SÍSIFO Y LOS SUMIDEROS DE ÁRIDOS

Sísifo fue castigado por los dioses a la ceguera y a un trabajo duro e inútil: subir una roca hasta una montaña para que cayera desde allí y volver a bajar a por ella para volverla a subir, así permanentemente. El mito de Sísifo se dedica a los que realizan esfuerzos inútiles, sin fruto. Como reflexionaba Albert Camus, quizás Sísifo sintiera un corto momento de placer en el momento en que alcanzaba la cumbre y arrojaba de nuevo la roca. La misma sensación positiva deben sentir los sesudos gestores de nuestros pobres ríos cuando ejecutan uno de sus dragados, hasta que pocas semanas o meses después, en la siguiente crecida, el río vuelva a dejar nuevos sedimentos en su sitio. Así que a dragar otra vez, a dilapidar dinero de todos en una tarea inútil, una y otra vez, año tras año, realimentando el mito de Sísifo en pleno siglo XXI.

Esto viene a cuento de que hoy se menciona en la prensa navarra, por supuesto con gran regocijo, que se está eliminando una isla en el Ebro en Castejón. Esta isla lleva tiempo allí y ha crecido; está dentro de un tramo canalizado hace unos 25 años. La propia canalización ha favorecido el depósito. Pero, claro, la solución lógica de romper la canalización y dar mayor anchura y libertad al río no se contempla, lo que se contempla es el dragado de la isla, solución temporal que nos recuerda el mito de Sísifo.

Y esta triste suerte de la isla de Castejón será sufrida, en cuanto puedan esquivar las "trabas ambientales”, por otros depósitos de sedimentos del río (“sumideros de áridos” según el ¿lenguaje? oficial) en una sucesión de trabajo y dinero despilfarrado, un atentado en toda regla contra las leyes naturales del río, que erosiona y sedimenta donde tiene que hacerlo, aunque casi siempre condicionado por las chapuzas que se han acometido en el último medio siglo en orillas y riberas.

6 comentarios:

  1. Es importante señalar que lo que aquí se comenta no es un caso aislado, sino que se viene repitiendo a todo lo largo y ancho del territorio nacional. Y de esto no se libran ni los espacios protegidos, como ha ocurrido en el cauce del Río Genal, en Málaga:

    http://www.quercus.es/noticia/5318/Nacional/El-cauce-del-rio-Genal-sufre-actuaciones-daninas-e-inutiles--.html
    https://blogsostenible.wordpress.com/2011/07/29/destruccion-de-un-tramo-protegido-del-rio-genal/

    Saludos desde el sur.

    ResponderEliminar
  2. Esta semana pasada , he estado en el valle de Benasque y he podido comprobar de primera mano más de lo mismo con el río Esera: gasto de dinero para justificar el declibe de una mala planificación y abuso urbanístico.
    Supongo que el valle de Arán esta en la misma situación...

    ResponderEliminar
  3. Por si fuera interesante o de utilidad para ti o para los lectores de tu web, tengo publicado el siguiente blog:
    http://plantararboles.blogspot.com
    Se trata de una manual breve y sencillo para que los amantes del monte y del campo podamos reforestar, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan las plantas nativas de nuestra propia comarca.

    Salud,
    Jose Luis Saez Saez

    ResponderEliminar
  4. Muy buenas Alfredo:
    Este rosario de malas noticias ambientales puede pulverizar la moral del hidrogeógrafo más esperanzado. Quizás para contrarrestar, me encantaría conocer más experiencias positivas (quizás francesas, como aquella del Ródano -Chautagne) para saber cómo es posible la integración de las buenas prácticas en la Ordenación Territorial. A primera vista, si exceptuamos casos muy puntuales de demoliciones de presas y azudes en el propio cauce, parece una quimera poder devolver la vida a nuestros ríos tal como tú lo planteas (reverter al uso público los terrenos ocupados para rehabilitar el sistema fluvial de modo integral) Seguros de propietarios, derechos adquiridos, lucro cesante, planes urbanísticos aprobados, normativas en vigor, políticas hidrológicas varias veces centenarias, el poder de las instituciones...parece una batalla imposible.
    ¿Podrías indicarnos algún ejemplo ambicioso de cambio de tendencia territorial en cuanto a recuperación de zonas inundables para el río?
    Como siempre, muchas gracias y mucho ánimo con esa batalla, que no por parecer imposible deja de tener todo el sentido del mundo.
    Jaime

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jaime, gracias por tu aportación. Sí, como hemos hablado a menudo, está claro que la auténtica restauración fluvial es todavía una quimera en nuestro país. Y me cuesta mucho encontrar ejemplos interesantes para exponer, de manera que este blog se está convirtiendo en un muestrario de situaciones negativas que nos va deprimiendo a todos. Voy a hacer un esfuerzo por contar también casos positivos. Para empezar, una actuación en marcha que es de lo más recomendable en la actualidad es lo que se está haciendo en el Órbigo (finalista en los premios European Riverprize, promovidos por la International River Foundation) de lo cual hay información desde el Magrama o la Confederación del Duero: http://www.magrama.gob.es/es/prensa/noticias/el-proyecto-de-mejora-del-estado-ecol%C3%B3gico-del-r%C3%ADo-%C3%B3rbigo-(le%C3%B3n)-a-cargo-del-magrama-es-elegido-como-una-de-las-mejores-iniciativas-de-restauraci%C3%B3n-fluvial-en-europa/tcm7-295459-16
      Saludos y ánimo

      Eliminar